PNL y marca personal

Desarrollar una marca personal conlleva trabajo. Más allá de descubrir tus arquetipos y definir los elementos que la componen, hay técnicas que, al aprenderlas, te ayudarán en el cumplimiento de tus objetivos.

Una de ellas es la programación neurolingüiística. Hoy hablaremos de ella y su efecto al usarla en tu marca personal.

¿Qué es la programación neurolingüística?

Representada por las letras PNL, la programación neurolingüística, es una técnica pseudocientífica de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creada por Richard Bandler, John Grinder y Frank Pucelik en California, Estados Unidos, en la década de 1970. Sostiene que existe una conexión entre los procesos neurológicos («neuro»), el lenguaje («lingüística»), y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia («programación»), afirmando que estos se pueden cambiar para lograr objetivos específicos en la vida. Bandler, Grinder y Pucelik afirman que la metodología de la PNL puede «modelar» las habilidades de personas excepcionales y luego esas habilidades pueden ser adquiridas por cualquier persona. Según sus creadores puede tratar, a menudo en una única sesión, problemas como fobias, depresión, trastorno de movimientos estereotípicos, enfermedades psicosomáticas, miopía, alergia, resfriado común y trastornos del aprendizaje. La PNL ha sido adoptada por algunos hipnoterapeutas y en seminarios dirigidos a empresas y gobiernos.

Dicho en palabras cotidianas, consiste en una serie de técnicas que nos permiten comunicarnos de forma asertiva con otras personas, logrando así los objetivos que nos hayamos planteado previamente.

¿Cómo afecta aplicar PNL a nuestra marca personal?

Las técnicas de PNL pueden afectar a nuestra marca personal en forma muy positiva si las empleamos correctamente.

Pero si no lo hacemos bien, también pueden ser un arma de doble filo. Por lo tanto debemos tener cuidado de proteger nuestra reputación.

La primera impresión es la que cuenta:

¿Recuerdas a la última persona que conociste recientemente? ¿Qué hizo esa persona en el momento en que se presentó ante tí?

Muchas personas utilizan las técnicas de PNL sin saberlo, pero tener conciencia de ellas, sin duda nos ayudará a entender un poco más cómo impactar en los demás.

En este sentido, hay dos técnicas que te ayudarán a conectar mejor con tus interlocutores:

1.- Calibración: Consiste en estudiar el lenguaje corporal de tu interlocutor para posteriormente aplicar una sincronización que le permita comprenderte mejor.

Dicho de otra forma, todos tenemos un lenguaje corporal diferente. Si somos capaces de imitar el de la persona que se encuentra enfrente, será más sencillo que nos entienda, puesto que estaremos expresándonos en una forma conocida.

Postura, gestos, expresión facial, voz y respiración son factores que entran en juego al momento de hacer una calibración

2.- Rapport: En palabras sencillas, el rapport consiste en dominar tus propias emociones para crear un ambiente de confianza entre la persona que conversa contigo y tú.

Si bien la aplicación correcta de esta técnica requiere un gran conocimiento de sí mismo, su aplicación garantiza los resultados a los objetivos que te hayas planteado.

¿Dónde aplicar estas técnicas?

Seguro que te estás preguntado dónde practicar, pues lo mejor es que empieces a emplearlo con las personas que conoces para perfeccionarlas, y luego las apliques en eventos de networking. Te vas a sorprender de los resultados.

Aprender este tipo de destrezas, permite que puedas hacerte inolvidable al momento de crear nuevos contactos. Y este es el principal objetivo de forjar una marca personal: poder ocupar un espacio en la mente de alguien más.

Recuerda que hacer cosas que te diferencien del resto, es una gran estrategia para no ser del montón.

Si quieres saber más acerca de cómo desarrollar tu marca personal, te invito a contactarme. ¡Comencemos a potenciar tus destrezas!

Comparte en tus redes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.