Telemedicina desde Whatsapp

Muchas son las opiniones en torno a la telemedicina, especialmente si se aplica desde una herramienta tan volátil como Whatsapp, sin embargo, ésta aplicación puede ser muy útil si se usa tomando las medidas correctas.
Las cosas cambian, y lo que antes hacíamos mediante el correo electrónico, se ha extrapolado a herramientas nuevas. El uso de las TIC’s ha facilitado los procesos de teleconsulta hasta tal punto, que podemos hacer seguimiento de una enfermedad crónica sin ningún problema gracias a éstas herramientas.

En este sentido, Whatsapp cobra gran importancia, ya que permite la transmisión de los estados de ánimo del paciente, facilitando al personal sanitario la percepción de lo que éste siente al momento, ofreciendo una recomendacióm mucho más acertada que con otras herramientas.

Por otro lado, y gracias a la posibilidad de enviar archivos multimedia, es posible verificar el estado real de nuestro paciente, haciendo más fácil el diagnóstico médico.

Sin embargo, se convierte en necesario tomar las medidas adecuadas para poder ofrecer un diagnóstico o recomendación adecuados, entre ellas evitar el uso de ésta herramienta en casos urgentes, ya que como todos sabemos, no es recomendable su uso en momentos de estrés crítico del paciente.

Ahora bien, su uso no se limita a los casos de seguimiento, sino que se puede extrapolar al servicio de citas, consulta mediante videollamadas, etc. Al mismo tiempo, facilita el intercambio de información médica entre colegas, logrando una mayor cercanía e inmediatez en la solicitud de opiniones, por ejemplo.

Es un hecho que los avances tecnológicos son cada día mayores, por ésta simple razón es necesario ir adaptando nuestras estrategias de atención al paciente, un elemento fundamental para el posicionamiento de nuestra marca personal en el mundo físico

Lo mencionado desemboca en una simple acción por parte de los pacientes: la comunicación de su estado de ánimo con respecto al servicio prestado cosa que no solamente daría renombre a la institución sanitaria, sino también a nosotros mismos como médicos.

Comparte en tus redes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.